Jordi Ponce: “Estos tests aclaran el 90% de casos donde la histología convencional no llega.”

En febrero ha tenido lugar en Madrid el prestigioso Congreso Gabinete Médico Velázquez, que reunió a importantes ginecólogos y obstetras de toda España. Durante la cita, la aplicación y protocolos de uso del diagnóstico biomolecular en cáncer endometrial ha sido uno de los temas abordados en una ponencia desarrollada por el jefe del Servicio del Hospital Universitario de Bellvitge, Jordi Ponce.

Durante su exposición, Ponce ha señalado que el cáncer de endometrio se caracteriza por tener un buen pronóstico, con una supervivencia de 80-85% a cinco años. No obstante, este especialista ha matizado que no siempre es así y que, de hecho, “tenemos dos enfermedades distintas de cáncer de endometrio, el 1 y el 2, los cuales son completamente distintos”.

Respecto a su detección, tras hacer un repaso del protocolo habitual, Ponce ha destacado el papel del diagnóstico biomolecular. En este sentido, ha hablado del test GynEC-DX, desarrollado por Reig Jofre. “Este test se puede hacer en el mismo momento del aspirado, y, en dos o tres días, te informa del positivo o negativo. Las posibilidades de equivocación son menores del 1%”.

Hasta la llegada de GynEC-DX, el primer test in vitro de diagnóstico molecular comercializado en el mundo, “el cáncer de endometrio se diagnosticaba a través de la morfología y de la visión del patólogo al microscopio”, señalaba hace unos meses para ConSalud.es el doctor Ponce. “Ahora, empezamos a caracterizar estas células en función de su capacidad genética para producir un cáncer agresivo. De esta manera, vamos más allá de lo que se ve en el microscopio”, añadía.

Ver noticia ampliada